sábado, 21 de noviembre de 2009

¿Tendremos algún día el país que soñamos?

Discutiendo por algún lugar de la blogosfera, un cumpa me instaba a clarificar algunas de las cosas que para mi estaban mal y para él, como buen oficialista crispado ante la palabreja "inseguridad", estaban muy bien
Pensando sobre eso, me salió esta parrafada de ideas gruesas, de brochazos:
Revertir la situacion actual va a llevar décadas, si es que se logra alguna vez.
Décadas donde la prioridad sea la educación, la cultura del trabajo.
Donde el acento esté puesto de verdad en aquellos que no tiene opción de ninguna clase.
Donde haya pibes de guardapolvo blanco correteando por el patio de la Escuela, no entre pilas de basura, cartoneando, o en alguna plaza tomando un camino de ida hacia la marginalidad, y el delito
Donde no haya maestros rurales héroes, ni maestros taxi que yiran como bola sin manija, sino docentes profesionales, bien capacitados y remunerados, y cin un respeto recuperado por parte de la comunidad.
DOnde no sea ni imaginable que los Jefes de Servicio del Hospital de Niños de La Plata tengan que salir a reclamar publicamente que todo se cae a pedazos por falta de insumos, de personal, de decisión política.
Donde la inversiñn en ferrocarriles sea para que no se viaje colgando del Roca con las ventanillas rotas, en lugar de un TAV para ricos
Donde los subsidios del Estado en transportes vayan, por ejemplo, a recuperar los miles de km de vias perdidas en el gobierno peronista de los 90 (con la consecuente agonía de pueblos instalados a su vera)
Donde la Justicia no tenga años encerrado a un sospechoso de robo, sin condenarlo o absolverlo, y homologue juicios abreviados como el de IBM - Banco Nacion, en el que esos chorros de guante blanco no pasarán ni un puto día en naca
Donde tengamos como Ministro de Justicia a algún ex Juez, o a un jurista prestigioso, no al ex Intendente bajo cuyo mandato desaparecieron Lopez y Bru
La lista, obviamente, sigue, es larga, casi interminable. Pero el principal obstáculo que encuentra es que para la mayoría de estas cosas hacen falta políticas de Estado, ente extraño que desconocemos en esta tierra, ya que cada uno llega, y lo primero es borrar de un plumazo todo lo que hizo el anterior, defenestrarlo, quejarse de la pesada herencia y empezar a pintar el mundo con sus colores
Y, al tiempo, vuelta a empezar
Y los que se quedan afuera de esa calesita son siempre los mismos

2 comentarios:

  1. Si, algun dia tiene que cambiar.
    Si el smog no te deja ver el horizonte, hay que correrlo.

    Saludos

    ResponderEliminar